Ir al contenido principal

Entradas

Destacados

Cada quien examínese a si mismo

Cuídense, hermanos, de que ninguno de ustedes tenga un corazón pecaminoso e incrédulo que los haga apartarse del Dios vivo. (Hebreos 3:12)

Muchas veces caemos en el error de examinarnos a nosotros mismos, sobre todo cuando creemos que todo marcha bien y que como siervos de Dios no debemos preocuparnos porque Cristo nos lavó con su sangre cuando llegamos ante su presencia y ahora estamos sentados en lugares celestiales, como dice la escritura; pero hay que recordar que aún vivimos en éste mundo corrupto y aunque no debemos olvidar nuestras obras fruto de la fe nos olvidamos de examinar nuestro corazón a ver si en él hay raíz de amarguras o rudimentos de la antigua manera de vivir.

Esto me recuerda un incidente que tuve hace varios años con un predicador callejero que era excesivamente enfático en que la gente diera jugosas ofrendas para la obra de Dios relegando el mensaje a un segundo plano, recuerdo que en aquel entonces, movido por el celo por la palabra llegué donde estaban predica…

Entradas más recientes

Dios estará contigo, pero...

¿Qué quiere Dios de nosotros?

Se trata de convivir

¿Cómo hacerse rico en poco tiempo?

¡No te desenfoques!

Eres la obra de arte de Dios

No se trata de religión sino de relación

El hombre que caminó con Dios

Heridas que sanan

Tu identidad enfoca tu autoridad